8.29.2015

VESTIR NUESTRA MENTE...

Soy de las que cree en eso que llaman serendipia o serendipity… La vida constantemente nos regala señales, muchas señales; y si nos desaceleramos un poco y prestamos atención seremos capaces que conectar los puntos; pues no creo en las ‘coincidencias’.

Fue así como la serendipia me bendecía otra vez… Frente a mi aparecía en un artículo sobre la maravillosa y atemporal visión que tenía la extraordinaria Carmel Snow (1887-1961), y materializó en sus años como Editora en Jefe de la revista Vogue y luego Harper’s Bazaar más de ocho décadas atrás: Se trataba de ‘vestir mentes’ antes que vestir cuerpos. Mmmmmm…

Hay tanto que comentar sobre el ‘vestir la mente… No soy ninguna sabia o gurú, pero la vida generosamente me ha regalado oportunidades de ver y aprender de aquello a mi alrededor. Todos los días me convenzo más que ha sido el mundo, los seres humanos y culturas distintas a la mía los que me han enseñado verdaderamente; incluso mucho más que mis estudios académicos; en especial cuando de ‘vestir la mente’ se trata.
 
Hoy quiero compartir con ustedes algunas convicciones personales sobre el ‘vestir la mente’, un ideal que espontáneamente adopté como propio desde bien pequeña… Porque después de todo, la vida es una pasarela… Y quien ama el ‘buen vestir’ debe saber que antes que vestir el cuerpo, hay que vestir muy bien la mente y el alma.
  • Primero que nada, ‘vestir la mente’ es una decisión individual y un proceso que nunca termina; pues tiene que ver con el enriquecimiento personal interno.
  • Ser y permanecer curioso es esencial. Hacer que cada minuto de la vida se convierta en una experiencia de aprendizaje. Debemos estar muy abiertos a aprender de otras personas, culturas y situaciones que se nos presenten.
  • Aprovechar al máximo cada oportunidad de formación académica; pero si no has tenido este chance de educación formal; el mundo es nuestro verdadero maestro. No dejes pasar nada, busca absorber todo lo positivo y aprender de lo no atractivo o no bueno. Todo lo que está a tu alrededor tiene el potencial de darte muchos tesoros y sabiduría.
  • Sigue siempre tu intuición; está jamás falla si eres sincero contigo mismo.
  • Lee mucho, ve películas y cultiva tu espíritu. Y en especial, no ignores todo aquello que llame tu atención y que te haga sentir mariposas en el estómago (allí está la mejor parte de la vida).
  • Se apropiado ante toda situación. Muestra con dignidad tu respeto y aprecio hacia los demás. De esto dependerá tanto acertar a la hora de vestir magníficamente.
  • Practica y disfruta practicar las normas de protocolo y etiqueta; pues nada tienen que ver con ser pretencioso. Todas esas normas se basan en el sentido común y en el saber ser y estar, y solo te enriquecen como ser humano.
  • La discreción es fundamental; una disciplina de vida. Tus palabras revelan quien eres. Está dispuesto a escuchar más y a hablar menos.
  • No olvides que no hay nada de peor gusto (e inapropiado) que la vulgaridad. Cuida no caer en excesos y cuidado con los logos (todas esas enormes letras pertenecen al alfabeto y a los libros).
  • Recuerda que todos somos seres humanos valiosos, nadie vale más que otro. Actuar con pretensión solo prueba inseguridades individuales. Ten esto siempre en ‘mente’.
  • Ser auténticamente genuino es tu tesoro; así como el ser una persona sincera, real e íntegra. Mientras mejor personas seas, mejor será y se verá este mundo. Atrévete a contribuir positivamente.
  • Recuerda que tus ropas no deben llevarte a ti, tú eres quien debes llevar y darle vida a tus ropas. No son tus ropas sino lo que haces y cómo te comportas en ellas lo que verdaderamente importa. ¡De esto se trata poseer un gran estilo y el  verdadero ‘buen vestir’!
LIFE IS A RUNWAY!
Gaby

No comments:

Post a Comment

Get my Posts! Recibe mis posts en tu email!